5 maneras de planificar para el matrimonio, no sólo la boda

¿Cuál es la primera cosa que debes tener en cuenta al planear tu boda? No es el vestido, las flores o la luna de miel, sino el matrimonio como tal. Planear una boda es un momento emocionante para una novia. Es fácil quedar sumergido en la planificación de las piezas centrales, el diseño de la recepción, los detalles de la ceremonia, la comida, el vestido y mucho más. Una vez realizado todo, al final del día te has casado con tu mejor amigo, así que no olvides dedicar algo de tiempo en prepararte para el matrimonio real. Después de todo, los momentos más importantes vendrán después de que ambos digan “Acepto”. Aquí te decimos lo que deberías considerar antes de atar el nudo…

Asset 5

Compartan sus expectativas
A medida que la boda se acerca, tu prometido y tú deben tener conversaciones intencionales sobre cuáles son sus expectativas para el matrimonio. Una plática sobre sus finanzas, donde vivirán, si y cuando tendrán hijos, sus metas a corto y largo plazo, y todo lo demás. Cuanto más se comuniquen, mejor.

Registren las cosas que necesitan
Es muy fácil y divertido registrar artículos para la decoración en la mesa de regalos, pero al final de cuentas pueden terminar con muchas cosas que no son necesarias. Seguramente usted puede amar el set de cubre cama o las toallas de diseñador, pero también necesitar un set de cubiertos. Sea honesto sobre lo que cada uno tiene y primero registre para las cosas que realmente necesita. Por supuesto, regístrese para algunas cosas divertidas, pero asegúrese de no pasar por alto las cosas que necesita a medida que se fusionan casas (si no lo han hecho ya).

Tener una mentalidad Flexible
Cuando te cases, tienes que estar dispuesto a renunciar a algunas cosas. Un matrimonio frecuentemente requiere compromiso y la voluntad de dejar ir. Es posible que se hayan acostumbrado a una manicura semanal, o comprar videojuegos ocasionalmente, pero tal vez esos gustos se conviertan en un gasto extra que eliminar del presupuesto de recién casados. Siempre y cuando estén dispuestos a ser flexibles y hacer ajustes a su estilo de vida (después de todo, te estás casando), estarán en el camino correcto.

Pide consejos
Como con todas las cosas nuevas, es muy útil pedirle a la gente casada, cualquier tipo de consejo sobre el matrimonio. Cuando estás comprometida, es muy probable que recibas muchas opiniones acerca de tu matrimonio y tu boda. Eso puede desanimarte a la idea de recibir consejos en general, pero honestamente, si alguien en quien confías te está dando buenos tips sobre el matrimonio, no lo eches en saco roto. Cualquier ayuda es buena y más si viene de alguien que ya cuenta con la experiencia del matrimonio.

Planea Noches de Pareja
Cuando te casas y están juntos casi cada hora de cada día, comienzas a olvidar las salidas. Las noches de pareja son una gran manera de pasar intencionalmente el tiempo juntos. Claro que es agradable pasar la noche sentados uno junto al otro y leer, o ver una película, pero hacer tiempo de calidad es importante. Es divertido planear ideas lindas para salir e ir a los restaurantes que desean probar. Escriban una lista de temporada, e incluyen cosas que puedan hacer juntos como ir a viajes de largos de fin de semana, salidas al cine o paseos en bicicleta que es además una gran manera de explorar la ciudad si ustedes acaban de mudarse a vivir juntos. En general, la planificación de ideas divertidas ayudará a hacer que sea una prioridad en su relación, incluso después de haber atado el nudo.

Cuando se está planeando la boda, es fácil invertir el tiempo y energía en la planificación del día de la boda en sí, pero no se olviden de todo lo que viene después de decir “acepto!”

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.