Martes, 18 Junio 2019 16:50

5 tips para el maridaje de vinos de tu evento

Valora este artículo
(0 votos)
Maridaje de vino Maridaje de vino

Uno de los aspectos fundamentales a la hora de organizar un evento, es la comida.

Degustar alimentos es una experiencia que enamora cada uno de nuestros sentidos y que debe planearse muy bien para dejar la mejor impresión posible en los asistentes de nuestra reunión. Las bebidas son un aspecto fundamental de todo buen banquete y el maridaje de vinos es un importante aliado en nuestras travesías culinarias que buscan conquistar a nuestros invitados.

Lograr el maridaje correcto para nuestros alimentos requiere tomar en cuenta muchos factores. Si estás a punto de organizar un evento y nunca has hecho un maridaje, entonces te traemos cinco tips muy buenos que te ayudarán a que tu maridaje de vinos sea excepcional.

Tips para el maridaje de vinos correcto

1.- El orden es importante

Una equivocación que cometen muchos principiantes a la hora de planificar un maridaje de vinos es considerar que las distintas bebidas y platillos pueden servirse sin un orden específico. Esto, desde luego, es un gran error.

La comida y su respectivo maridaje son parte de un todo que debe verse desde una perspectiva global para no cometer tropiezos gastronómicos. Si se considera el banquete y/o maridaje como un proceso o un “viaje”, tendremos un mejor enfoque a la hora de ofrecer los alimentos a nuestros invitados.

Pero, ¿en qué nos basamos para idear el orden de nuestro maridaje? Principalmente, en la intensidad de las bebidas y alimentos. 

  • En el caso del vino, esta cualidad se ve determinada por su cuerpo, la cantidad de taninos y el grado de alcohol.
  • De esta manera, el maridaje comenzará con los vinos menos intensos (blancos y rosados, generalmente) para acompañar las entradas.
  • Para el plato fuerte se aconsejan los vinos de intensidad media (tintos) y los vinos dulces quedan al final para acompañar el postre.
  • Aunque la experimentación siempre es buena, te aconsejamos no cambiar este orden basado en la intensidad del vino. De lo contrario, correrás el riesgo de que los vinos menos intensos se vean opacados por los que tienen un carácter más fuerte.

Maridaje de vino

2.- ¿Blanco o tinto?

El maridaje de vinos es una práctica que se presta mucho para la experimentación. Salvo por algunas reglas casi inquebrantables (como la de organizar la degustación conforme a la intensidad de sabor), el arte de maridar es muy flexible en cuanto a combinación de sabores se refiere.

Sin embargo, existen algunas prácticas en el maridaje que han persistido con el paso del tiempo y que se han vuelto imprescindibles para profesionales y aficionados. La elección entre vino blanco y tinto es una de esas reglas que, hasta el día de hoy, es relevante:

  • La norma es que los vinos blancos acompañen el pescado y los alimentos con bastante sal, como lo puede ser un queso.
  • Por otra parte, el vino tinto se sirve cuando el alimento es un corte de carne roja muy condimentado. ¿Por qué? Por las cualidades de cada vino.

Los vinos blancos tienden a ser mayormente ácidos, por lo que son excelentes para anteponerse a un queso cremoso, por ejemplo. En cambio, los tintos son principalmente amargos y complementan una comida grasosa y con mucho sabor; como un filete. Finalmente, los vinos dulces se sirven para acompañar los postres, aunque también se acostumbra comer algunos quesos con estas bebidas.

 Agendar cita

Guía:

Cómo elegir el mejor vino para tu evento 

Permítenos asesorarte con esta Guía sin costo que te ahorrara tiempo y te ayudará

a seleccionar los mejores vinos para tu evento.     

¡Descárgalo ahora! 

3.- Busca el equilibrio

Para este tip de maridaje de vinos es necesario comprender lo que significa el término “peso” dentro de la gastronomía. “Peso” hace referencia a la “intensidad” que tiene un alimento. Este aspecto se sustenta en los ingredientes que lo conforman, la manera en que fue preparado, la cantidad de grasas que tiene y sus sabores.

Dado lo anterior, existen alimentos con pesos diferentes. Así, el peso de una ensalada de alcachofas es menor al de, por ejemplo, un plato de lentejas con morcilla. Los sabores, los ingredientes y la preparación de la ensalada es muy distinta al de las lentejas. Además de que el segundo platillo tardará más en ser asimilado por el cuerpo humano.

El vino se conduce por principios similares. Los vinos con mayor cantidad de taninos, alcohol e intensidad de sabor poseen un peso superior al de los que tienen características menores. Lo aconsejable es que las bebidas con pesos menores sirvan de preámbulo a las de mayor peso. Esto con la finalidad de que todos puedan ser disfrutados sin el riesgo de ser opacados por sabores más intensos.

Con el concepto de peso bien definido, lo que se recomienda es que se emparejen platillos y bebidas con pesos similares. Si tu comida es un corte de carne y está muy condimentada, lo más recomendable es que elijas un vino tinto reserva para igualar la intensidad de sabores. Si tu platillo es una entrada o un pescado a la plancha, un vino blanco joven será tu mejor apuesta.

Trata de lograr un equilibrio emparejando dos alimentos de pesos similares.

Maridaje de vino

4.- Define lo que quieres lograr

Tu maridaje de vinos será un éxito dependiendo de cuáles sean tus intenciones respecto a las combinaciones de sabores que quieras lograr. El vino y la comida en conjunto se prestan para alcanzar una gama de sabores y sensaciones muy diversas que pueden resultar en un auténtico éxtasis culinario.

Cuando hablamos de un maridaje por asociación, nos referimos a que se realizó un emparejamiento entre alimentos con características similares. Se puede realizar a partir de colores, sabores y texturas. Así, un postre con frutas rojas se llevará de maravilla con un tinto dulce que posea notas frutales, esto por las similitudes que hay en su degustación.

Por otra parte, el maridaje también se puede hacer por contraste, lo que implica un choque de sabores y características opuestas. De esta manera, servir un queso de gusto muy fuerte y que posee una gran cantidad de sal al lado de un vino tinto dulce, provocará una compensación entre las cualidades de ambos alimentos que deleitará a quien decida probar esta combinación.

Piensa bien en qué es lo que quieres que tus invitados experimenten con tu maridaje para que elijas la mejor opción.

5.- Comida y vino locales

Nuestro último tip para que tengas un maridaje de vinos memorable y delicioso es que consideres servir alimentos que provengan de la misma región o país.

Es de esperarse que, si en un lugar hay algún tipo de comida o platillo característico, los vinos que se produzcan en los alrededores se lleven bien con aquello que es tradicional del lugar. Este es un gran consejo cuando no sabes con qué acompañar un vino en específico.

Con estos tips y mucha experimentación tendrás las bases necesarias para que puedas lograr un maridaje de vinos exitoso. Pon estos consejos en práctica y deleita a tus invitados con una experiencia culinaria de lujo.

¡Agenda tu cita con un especialista! 

Nuestros asesores especialistas quieren conocerte y escuchar

todos los deseos que tienes para tu evento. 

¡Agenda tu cita, ahora!

Consulta a un especialista